08 diciembre 2010




thanks john!

18 noviembre 2010

Nocturno fuego

La noche siembra senderos mórbidos de improvisada lucidez en la mente de la niña, 
la de pelo azabache y ojeras guinda...

Dicen que abrió el cajón de la cerradura y vistió alas azules 
y en el tragaluz de doña Herminda gritó "Azorka no volará conmigo"

Los más fatalistas  la imaginan caer en el aliento del Mictlampa, 
en ráfagas empañadas de un viento dolido de ser nada
                                             
la verdad 

no había nadie

Ahora sueña con los ojos abiertos. 
Ni sustos, ni gotas, ni el sufrimiento de las alas arrancadas pudieron cerrarlos

No despertará nunca más, dicen 
Es el grito de las aves incendiadas, digo 
El silencio, siente Azorka, lo devolverá a ella.

01 octubre 2010

Pienso de mi ausencia en mi camino
ya no volver a verte cual te dejo;
largo es el tiempo por el que me alejo
¡ay! amiga: variable es el destino.

César Vallejo


César Vallejo, Poemas completos, Ediciones COPÉ, Lima, 1998

12 septiembre 2010

Isla de Flores

Sueño un poema para mirar tu ausencia suave, 
para verte como fuiste en mi, luciérnaga flamante,en el encanto de los días por venir:

un presagio de pieles bebiéndose en flores 
bajo el designio fugaz del jaguar petrificado.


La promesa de un adiós


La intuición de la muerte transfigurada.




Guate


Perpleja me acompaño 
sin perderme     
                              no hay a dónde llegar o quién espere...


como si el viaje se tratara de ser niebla, jungla, 
estar al pie de la destrucción, inmersa en las gentes, en la mirada del ocote nagual o en las visiones de Ak'abal:  
                                    
Soñé con escribir*

Soñé con escribir 
un poema que no dijera nada.

Simplemente
que me recordara algo,

alguien...

desnuda...
como la primera vez.

Rena ser maíz jaguar humo.


*Humberto Ak'abal, Desnuda como la primera vez, Artemis Edinter, Guatemala, 2000

18 junio 2010

9

Les perdono la conferencia que montaron los dos jóvenes socráticos. Quiero hablar de otra cosa. No hace mucho cogí en París un taxi desde un extremo a otro de la ciudad y el taxista se puso a charlar. No puede dormir en la noche. Padece de insomnio. Eso le ocurrió durante la guerra. Era marinero. A su barco lo hundieron. Nado tres días y tres noches. Al final lo salvaron. Pasó varios meses entre la vida y la muerte. Se curó, pero perdió el sueño.
   -Tengo un tercio de vida más que usted- sonrió
   -¿Y qué hace con ese tercio que tiene de más?- le pregunté.
   -Escribo - dijo.
   Le pregunté qué era lo que escribía.
   Escribe sobre su vida. La historia de un hombre que nado tres días en el mar, luchó con la muerte, perdió el sueño pero conservó las ganas de vivir.
   -¿Y lo escribe usted para sus hijos? ¿Cómo una crónica de la familia?
   Sonrió amargamente:
   - A mis hijos no les interesaría. Lo escribo como un libro. Creo que podría servirle a mucha gente.
   La conversación con el taxista me esclareció de repente la esencia de la actividad literaria. Escribimos libros porque nuestros hijos no se interesan por nosotros. Nos dirigimos a un mundo anónimo porque nuestra mujer se tapa los oídos cuando le hablamos.
   Ustedes dirán que en el caso del taxista se trata de un grafómano y no de un escritor. Primero tenemos que aclarar los conceptos. Una mujer que le escribe a su amante cuatro cartas diarias no es un grafómano sino una mujer enamorada. Pero mi amigo, que saca fotocopias de su correspondencia amorosa para editarla un día, es un grafómano. La grafomanía no es el deseo de escribir cartas, diarios, crónicas de familia (esto es, escribir para uno mismo y para quienes le rodean), sino de escribir libros (es decir, de tener un público de lectores desconocidos). En este sentido la pasión del taxista y la de Goethe son iguales. Lo que diferencia a Goethe del taxista no es una pasión distinta sino un resultado distinto de la misma pasión. La grafomanía (la manía de escribir libros) se convierte fatalmente en una epidemia masiva cuando el desarrollo de la sociedad adquiere tres características básicas:
1) un alto nivel de bienestar general que permite a la gente dedicarse a una actividad improductiva;
2) una elevada proporción de atomización de la vida social de la que se deriva la soledad generalizada de los individuos;
3) una escasez radical de grandes cambios sociales en la vida interior de la nación. (Desde este punto de vista me parece característico que en Francia, donde en conjunto no pasa nada, el porcentaje de escritores sea veintiuna veces superior al de Israel. Por lo demás, Bibi se expresó con precisión cuando dijo que visto desde fuera no le había ocurrido nada. Es precisamente esa falta de contenido vital, ese vacío, el motor que la obliga a escribir.)
   Pero el efecto revierte sobre la causa. La soledad generalizada produce la grafomanía, pero la grafomanía masiva al mismo tiempo confirma y aumenta la soledad general. El descubrimiento de la imprenta hizo posible en otros tiempos que la humanidad se entendiese mutuamente. En la época de la grafomanía generalizada la escritura de libros adquiere el sentido contrario: cada uno está cercado por sus letras como por una pared de espejos que no puede ser traspasada por ninguna voz del exterior.

Milan Kundera, El libro de la risa y el olvido, Seix Barral

07 abril 2010

La generosa tierra del mezcal: Santiago Matatlán, Oaxaca

Valle de Oaxaca

Camino a Santiago Matatlán

árbol del camino



Corazón de Maguey



Extrayendo el corazón de la tierra
Molino

16 febrero 2010

Diamanda Galas en el Lunario. México, D.F

16 enero 2010

Proscrita

Noche, querida madre, voy a tu encuentro

12 enero 2010

Parecida a la muerte

                                           "como si perdurar fuera su inefable destino"
                                            Mario Benedetti


Dejaste de ser, un día, de repente


no recordé tu rostro de arcilla desgajada
                              
                        ni las habitaciones forradas de espejos    
                        ni las sábanas gastadas de abandono
                        ni cuando crucé el cristal ámbar de tus ojos
                        en un barco de noches esculpidas a lenguas ansias


aún así persiste el aroma a leña mojada


                        un fantasma abraza el vacío


Tal vez, era mentira
eso de tu imagen extraviada
en los ayeres infames de nuestra historia

10 enero 2010

Iztaccíhuatl

VOZ NARRATIVA. - Yo, por mi lado, un lado metafísico puesto que no hay muros ni contrarios, prefiero, esta tarde, unos tragos de brandy, imaginar sombras a contraluz en la oscuridad nebulosa de una habitación cálida, sola...
                                                  
                                                  blanca estrella terrestre
                                                  mujer de pasos sordos 
                                                  de camino perdido
                                                                               libre
sin deseos de entregar tu destino a Popocatepetl       
                                                                              el que no te alcanzó... 


...y yo, ávida de leyendas, sigo el compás de una voz impetuosa, trágica, perenne como la nieve al caer sobre tu cuerpo inerte, espíritu errante

06 enero 2010