01 mayo 2012

Der Erlkönig

Hermosa animación japonesa concebida a partir de la composición para voz y piano de Franz Schubert, escrita en 1815. El compositor vienés usó como texto de su lied el poema Erlkönig de Goethe quien, a su vez, se inspiró en una leyenda danesa, traducida al alemán por su compatriota Herder, titulada La hija del rey de los elfos que apareció en Canciones populares de 1778.








El rey de los elfos 

¿Quién cabalga tan tarde entre la noche y el viento?
Es el padre con su hijo.
sostiene al hijo en sus brazos,
lo abraza firmemente, lo mantiene tibio.
“Hijo mío, ¿por qué escondes tu cara con tanto miedo?”


“Padre, ¿no ves al rey de los elfos?
¿El rey de los elfos con su corona y su séquito?”
“Hijo mío, es una mancha de niebla”

“Querido niño, ¡ven conmigo!
Jugaré hermosos juegos contigo,
hay muchas flores brillantes en la orilla,
mi madre tiene muchos ropajes de oro.”

“Padre mío, padre mío, ¿no oyes
lo que el rey de los elfos me promete suavemente?”

“Ten calma, mantén la calma, mi niño,
es el viento que susurra en hojas secas.”

“¿Vendrás conmigo, valiente niño?
Mis hijas te atenderán bien.
Mis hijas guiarán el baile cada noche
y te arrullarán, bailarán y cantarán para ti”.

“Padre mío, padre mío, ¿no ves por allá
a las hijas del rey de los elfos en aquel lugar solitario?”

“Hijo mío, hijo mío, veo perfectamente que son
los viejos sauces que se ven muy grises”.

“ Te quiero, estoy encantado por tu hermosura,
y si no quieres venir ¡tendré que usar la fuerza!”

“Padre mío, padre mío, ¡me está sujetando ahora!
¡El rey de los elfos me ha hecho daño!

El padre se estremece y cabalga rápidamente,
en sus brazos sostiene al niño que gime.
Con sudor y esfuerzo llega al patio;
en sus brazos descansa el niño muerto.


Johann Wolfgang von Goethe, 1782