02 mayo 2009

Déjà vu

El hombre hallaría el olvido en el orgasmo inútil con la cabeza tendida en los pechos flácidos de la entrega anónima.

La punta de unos labios ya secos, enternece la ira de un cuerpo mancillado por impotencia senil.

¿Esto es el amor?

Cincuentona. Ojos al exilio de la empírica transgresión que supone su  oficio, bajo el pellejo arrugado de los sueños añejos.

El hombre llora y se arrima a la teta estéril. Succiona.

La madre acicala los pelos grises de un hijo nunca tenido.

3 comentarios:

Almohada Carnívora dijo...

Todos acabamos reincidiendo en el vicio... que vivan las poquianchis!!

Brujísima dijo...

quiero encontrar el olvido, sniff!

Orlando Valadez dijo...

Yo creo que el amor es el amor y ya. Así ya no nos estamos preguntando si una cosa es otra. Saludos :)