07 diciembre 2009

reminiscencia escrita de una tristeza añeja

Arribas al puerto

en la noche de mi soledad

qué importa que salga el sol cuando mi alma es oscura


Te ases a mi espíritu lánguido

arrojando flores a la ilusión perdida


Vete, sólo eres la reminiscencia de un ayer muerto

no importa ver a los colibrís volar si no nos pueden salir alas


Tristeza, no seas dura, entiende,

sólo somos dos seres en la inutilidad del espíritu.

2 comentarios:

Logan dijo...

Welcome back... soy tu fan, ya lo sabes. No me abandones ;)

elemea dijo...

ja, quisiera abandonar esta manía de ser tan cursienta