12 enero 2010

Parecida a la muerte

                                           "como si perdurar fuera su inefable destino"
                                            Mario Benedetti


Dejaste de ser, un día, de repente


no recordé tu rostro de arcilla desgajada
                              
                        ni las habitaciones forradas de espejos    
                        ni las sábanas gastadas de abandono
                        ni cuando crucé el cristal ámbar de tus ojos
                        en un barco de noches esculpidas a lenguas ansias


aún así persiste el aroma a leña mojada


                        un fantasma abraza el vacío


Tal vez, era mentira
eso de tu imagen extraviada
en los ayeres infames de nuestra historia

2 comentarios:

Almohada Carnívora dijo...

Venga, vas recuperando la vena... un toque menos azotado convendría, no a la creación pero sí a la vibra, jejeje

elemea dijo...

chale, la vibra azotada es de la voz narrativa no mía, jajaja